martes, 11 de septiembre de 2007

Mac, el mejor amigo del hombre

Es curioso, pero me ha pasado algo de lo que llevo renegando mucho tiempo y no es que haya empezado a gustarme el reggetón, para eso ya tienen que apretarme mucho las bragas para que no me llegue el riego. Lo que ha ocurrido es que mi ordenador se ha convertido en algo de lo que no me puedo separar, intrínseco a mí. Antes, con mi malogrado portatil Microstar -que en paz descanse, aunque mi desahogo a base de mazazos después de 5 años no me lo quita nadie- obtenía tanto placeres como displaceres, últimamente más de lo último. Ahora he dado el cambiazo a Microsoft y me he pasado a Apple. me he hecho con el Mac I-Book y no quiero dar publicidad pero es que es taaaaan adorable, blanquito, impoluto, de buenas líneas, con suaves teclas, nunca se cuelga.... en fin, encantador, casi parece que en cualquier momento va a sacar sus bracitos servirse una copa de coñac y decirme "Ay, Comunicóloga, no te parece que lo último de Rodrdíguez y Tarantino es magnífico?" y yo le contestaría "Mac, tús si que me conoces, es casi sublime".
Mac alberga en su interior una serie de programas que ya vienen dentro, sin necesidad de pagar más por tenerlos. Uno de ellos es un programa con el cual puedes hacer tu propia música, tódo un descubrimiento para mí, pues.... coño!me graba la voz!y la puedo modular, afinar, poner efectos profesionales..., de tal manera que le he cogido afición y me paso las horas muertas grabandome cantando, sí, tal como leeis, me grabo cantando y he descubierto que me produce placer, debe de ser parte de lo que Freud llamaba Superyó. Pongo melodía a las frases que, antes solo escribía y dejaba abandonadas en mis cajones. Ahora las plasmo en otro medio que les da vida,como cuando cojes una muñeca hinchable, que en un principio está plana y nada se puede hacer con ella, pero sopla, sopla y verás. Pues más o menos es lo que me pasa.
Ahora mortifico a mi querido compañero de la vida porque, como dice Astrud, no contenta con decirlo me complazco en repetirlo, así que las pongo continuamente y en una crítica constructiva mi novio me ha dicho que le dan dolor de cabeza porque solo digo aaaaaahhh. Lo acepto, no a todo el mundo tienen por qué gustarle mis poemas sonoros. Creo que lo justo es que un día acabe colgando uno en el blog para que vosotros juzguéis, mis lectores, y podáis recomendarme sobre si escribo o canto, porque el que escribe y canta algún sentido le falta y yo escribo y canto siempre. Hay que sufrirme, lo sé.

3 comentarios:

Para, creo que voy a vomitar dijo...

Oye, tienes que colgar aquí alguna frase dicha por ti..., como por ejemplo "Con to mi coño pa tos vosotros". Que sé que en tu familia la decís mucho!

Queremos oirla de tu boca!!!

Hairblue dijo...

Querida, nada de sufrimientos, esos poemas son arte porque nuestras voces no tienen parangón ¡No me robes los lectores! Arcadas! Tira pa'casa que te voy a echar la bronca!

sinhyconr dijo...

Quiero esos poemas sonoros en la red. Ya!
Eso sí como buena comunicóloga los quiero acompañados de imágenes sugestivas y toda la parafernalia de lo audiovisual.