martes, 8 de enero de 2008

Adiós, Chesterfield

Hoy he sufrido lo que podríamos llamar un shock emocional o bien, un golpe en todos los bajos de mi memoria a largo plazo.
El Chesterfield Café ha muerto. No está, ha desaparecido, en su lugar han puesto otro café con los mismos fines musicales- qué coño de cambio es ese! aunque por lo menos no han puesto un Starbucks- pero el letrero del chesterfield, sus programas de conciertos colgados a la puerta, sus luces, su gente, sus cócteles, se han marchado y se han llevado con ellos esa sensación que tenía siempre que paseaba por las cercanías de la calle Serrano Jover. Una sensación creada a base de repetir durante años el camino, por lo común, de ciencias de la información hasta allí, cuando decidíamos hacer peyas y cambiar aburridas clases de teoría por un cóctel y buena música. Era como si me cruzara con los restos que mi propio yo y el de mi amiga María (ahora felizmente en EE.UU, lo que me da mucha morriña solo de pensarlo) Erena, Diego, Sandra.... dejamos en el camino hasta el local, como la estela de un barco. Poder ver el Chesterfield e incluso entrar en él de vez en cuando tras haber concluido la universidad me hacía revivir todo lo que allí he vivido, que no es poco. Puedo decir que era para nosotros como el CentralPerk para "Friends". Recuerdo especialmente a Melón Diesel cuando prácticamente nadie sabía quiénes eran (ahora "Taxi") en un fantástico concierto, a los Babelfish, fotografía incluida con el cantante del grupo, La Caja de Pandora, Fito y los fitipaldis... y tantos otros.
Hoy iba pensando en todo esto de forma inconsciente, cuando al alzar la mirada un cartel negro con letras rojas me comunicaba la sustitución del Chesterfield por otro café. Arrivederci, escenario de mis años locos!
Es posible que este cambio se produjera hace ya un tiempo y yo viviera más menos feliz sin saberlo, pero eso no quita el trauma del descubrimiento, como ya me pasara en su momento debido al cierre de Madrid Rock en Gran Vía.
Me estoy haciendo mayor, me temo.


1 comentario:

San dijo...

Yo tampoco lo sabía. De hecho estuve la última vez en verano y allí seguía...

Bueno, espero que al menos los pequeños locales para escuchar conciertos no desaparezcan de madrid por completo...

Aprovecho para saludar a María, que estará perdidas por tierras yankees! Un besitoo...